Nario Quintana fue auto crítico al evaluar el rendimiento que tuvo este jueves en su regreso a competencias

Tomado de Pulzo

Nairo Quintana fue octavo en el Mont Ventoux Dénivelé Challenge, competencia exigente de un solo día en la que los participantes tuvieron que subir dos veces ese mítico puerto de montaña francés. La atención estaba puesta en cómo iba a rendir el boyacense teniendo en cuenta que hace un mes fue atropellado mientras entrenaba y que esta era su primera carrera formal de preparación de cara al Tour de Francia, su gran objetivo de la temporada.

Al respecto, el líder del equipo Arkea aún tiene cosas por mejorar pensando en esa competencia. “Todavía me falta ritmo, pero esto vendrá en las próximas semanas y en la secuencia de las próximas carreras. Estoy muy contento de haber encontrado lo que más me gusta: la competición”, aseguró Nairo en declaraciones difundidas por su formación.

Quintana se mostró muy contento por volver a competir y concluyó: “He podido hacer esfuerzos en carrera, en una prueba difícil con dos subidas del Mont Ventoux y un fuerte calor. Tampoco hay que olvidar que nos quedamos casi cinco meses sin correr y que, por mi parte, me quedé diez días sin entrenarme tras mi accidente de tráfico, en Colombia, a principios de julio”.

Ahora el colombiano se medirá ante rivales como Egan Bernal, Chris Froome y Primoz Roglic en el Tour de l’Ain, carrera de tres días que empezará este viernes festivo 7 de agosto.

Después de esa competencia, los favoritos al título del Tour de Francia medirán sus fuerzas en el Critérium del Dauphiné, evento que se llevará a cabo entre el 12 y el 16 de agosto.

Esas son las otras dos carreras con las que Nairo afinará su estado de forma pensando en la carrera de ciclismo más importante del mundo, que empezará en tres semanas (el próximo 29 de agosto).

Entradas relacionadas